Después de casi un mes de ingreso en el hospital de Torre del Mar y de un tratamiento experimental, el vecino ha recibido el alta y goza de un estupendo e inmejorable estado de salud.   (Clic aquí para ir a primera noticia)

Juan Antonio “El Atravesao”, nombre al que responde el conocido vecino, salió andando por su pie y fumando un Celtas Cortos de los de antes.

En exclusiva pudimos recoger estas declaraciones.

“Apenas recuerdo nada de lo que pasó. Empecé mi faena como cada día a las 6:00 con un carajillo de anís, una copa de aguardiente, y un cigarro bien tieso. A las 7:00 de la mañana estaba ya el tío dando mochazos. Perdí la noción del tiempo, según dicen estuve 22 días sin parar. Cuando entre en el hospital estaba deshidratado, el cuerpo pidiendome tierra y con un pie en el otro barrio. Me pusieron suero y epinefrina entre otras cosas pero no respondía, así que probaron un tratamiento experimental en el que me administraban vía intravenosa vino mosto y aguardiente a partes iguales. Entonces fue cuando mi cuerpo empezó a responder y di un salto de la cama diciendo: “A mi quitarme los cables estos que me voy a quitar piedras”.

Éstas fueron las breves palabras que pudimos intercambiar con Juan Antonio, ya que según afirmaba, tenía mucha prisa porque tenía el huerto dejado de la mano Dios y aquello no se arregla solo.